10 razones por las que debes poner una isla en tu cocina

¡Cuánto me he arrepentido de no haber puesto una isla en el centro de mi cocina! Pero claro, de eso hace tiempo y por entonces, éstas no se prodigaban como algo esencial en las casas de cualquier mortal. Más bien eran como vestidos de alta costura, exclusivas de espacios inmensos, acorde a sus tamaños XXL.

Ahora que somos más democráticos -por lo visto esta palabra vale para todo- no hay cocina que se precie sin su isla. Y es que cuatro lados dan mucho juego, independientemente de que tu cocina sea grande o pequeña. Para que veas lo versátiles que son, nos hemos hecho pasar por la Elena Francis de la decoración, y en nuestro recién estrenado consultorio hemos decidido dar islas a cada problema. Pocas excusas te quedarán después, para no poner una en tu casa.

A cada problema, su isla…

Mi cocina es diminuta y como mucho, puedo disponer de una pequeña mesa para desayunar. Entonces, ¿qué mejor idea que sentarte en el centro mismo de tu cocina, con tu café recién hecho, dominando tu universo culinario? Una única mesa te servirá tanto para desayunar, como para preparar los alimentos.

Islas de cocina: doble función como barra de desayunos y como encimera extra

Mi salón y mi cocina comparten espacio. La isla es ideal para separar ambientes sin agobiar. Aprovéchala para sentar a los amigos a tomar un vino mientras preparáis la cena.

Islas de cocina: perfecta para preparar una cena con amigos

Tengo una cocina demasiado grande. Todo baila. ¡Pedazo de suerte! En ese caso instala una isla generosa de al menos 2,5m² si vas a cocinar en ella. Añade además un punto de agua y deja espacio a ambos lados de la placa de cocción para que te sea fácil preparar los alimentos colocando, por ejemplo, una tabla de cortar.

Islas de cocina: Gran capacidad de almacenaje

Mi cocina es más bien alargada, no sé si me entrará una isla. Obviamente tienes que tener en cuenta las medidas. Mientras dejes un mínimo de 80cm entre la isla y los muebles adosados a la pared, todo irá bien. Para facilitar el tránsito en la cocina, puedes optar por poner una isla super fina, con una balda abatible que uses solo cuando sea necesario.

Islas de cocina: alargada y con mesa abatible

Mi familia es comodona. Donde esté una silla que se quite el taburete alto. En ese caso, usa una mesa como isla. Igualmente te servirá como espacio extra para trabajar. O bien, si dispones de bastante espacio, opta por adosar a tu isla una mesa -a un nivel más bajo- en el lado opuesto al que usas para trabajar.

Islas de cocina: realizada a partir de una mesa industrial

Demasiado tarde. Ya amueblé mi cocina y me temo que ya no fabrican ese modelo de muebles. Siempre que los metros estén contigo, puedes añadirla a posteriori. Las cocinas con las islas más bonitas combinan diferentes materiales que les otorgan texturas y mucho carácter.

Islas de cocina: por sí sola ya es una obra de arte

Si pongo una isla es para colocar en ella la cocina, pero es que las campanas molestan tanto y !son tan feas! Por eso los fabricantes se han estrujado el cerebro para crear campanas que no se ven: puedes empotrarla en el techo o en la misma encimera. Y funcionan con la misma eficiencia. Si lo que no te gusta es que se note que es una campana, prueba éstas de Elica que imitan lámparas de diseño.

Islas de cocina: con campanas Elica

Si coloco armarios en las paredes, tal vez no me entre la isla. ¿Y qué te gusta más, la isla o el armario de pared? Si tu respuesta es que te mueres por una isla, en ese caso puedes elegir una de gran capacidad, donde por un lado instales los electrodomésticos y la cocina, y por el otro, instales gaveteros y cajones para almacenar la loza y alimentos. Imagínate todo lo que puede entrar ahí.

Islas de cocina: como mueble único  con amplios gaveteros

No quiero que se note que es una cocina. En ese caso, una isla extra grande y un armario con puertas de suelo a techo son la clave. Podrás esconderlo todo, incluso el grifo si te empeñas.

Islas de cocina: integrada en el salón

Estoy rehabilitando una casa y una isla se me sale de presupuesto. Puedes intentar hacerla tu mismo con un par de caballetes y una encimera. O incluso puedes usar pallets con una encimera de cemento, como la que ha ideado Weiss.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *