¿Cómo curar el dolor de oído rápidamente?

Todos recordamos esos días cuando éramos pequeños en los que si nos hubieran dejado nos hubiéramos arrancado los oídos. Pero, si bien este tipo de dolor es más común en bebés y niños, también hay adultos que padecen el torturante dolor de oídos.

Este dolor se presenta en formas diferentes y por diversas razones: infecciones, cera en los oídos, amigdalitis y bruxismo. Ahora bien, la razón de tanto dolor es, a veces, difícil de determinar. Pero, por más dificultoso que sea, este paso es fundamental para tratar el dolor con éxito. Por este motivo, es indispensable que acudas a un profesional.

¿Cuál es el mejor remedio casero?

Como ya adelantábamos, todo depende del tipo de dolor de oídos y su causa. Si este es producto de una infección, los remedios caseros pueden ser muy útiles para lidiar con el dolor.

Bolsas térmicas

Una opción fácil y simple para aliviar el dolor de oídos es la misma que usamos cuando sufrimos dolor a causa de un golpe: una bolsa térmica con hielo o con agua caliente. Se coloca la bolsa sobre el oído para reducir la aflicción.

Gotas de aceite

No hay ninguna prueba científica de que unas gotas de aceite puedan curar o aliviar el dolor de oído, pero aplicar unas pocas gotas de aceite de oliva en el oído es seguro y podría resultar.

Aceites esenciales

Los aceites esenciales contienen extractos de hierbas a base de aceite que podrían ser incluso más efectivos que el aceite de oliva por sí solo.

Tratamiento quiropráctico

Así como el quiroprático cura tu dolor de espalda, este también podría ayudarte a vencer el dolor de oídos. Un estudio demostró que el 93 % de las personas sentían una mejora luego de algunas sesiones quiroprácticas.

Otras alternativas

La Academia Americana de Pediatría sugiere que los analgésicos tales como el ibuprofeno y el acetaminofeno también pueden ser una buena alternativa para aliviar el dolor.

En la mayoría de los casos, los síntomas a menudo mejoran luego de un par de días y la mayoría de infecciones desaparecen en 1 ó 2 semanas.

Es importante tener presente que los remedios caseros son efectivos para aliviar el dolor, pero no para curan la infección; no actúan de antibióticos. En algunos casos el uso de antibióticos no es necesario, pero en otros sí, todo depende del diagnóstico. ¡Así que no dejes de consultar a tu médico!

Fuente: iMujer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *