¿El ciclo menstrual interviene en la memoria?

Es difícil establecer qué es lo que exactamente regula nuestra capacidad para recordar. Todos nacemos con las mismas funciones cerebrales que permiten codificar, almacenar y recuperar información del pasado, pero a medida que pasan los años, la memoria puede ir cambiando.

Hay factores externos y enfermedades como el Alzheimer que alteran progresivamente la capacidad de recordar, pero una persona sana debería ser perfectamente capaz de acudir a esta “reserva” mental para recapitular cuando sea necesario.

Pero como las capacidades cerebrales son una materia en constante investigación, un grupo de especialistas de la Universidad de Concordia (Montreal) quiso averiguar si las hormonas responsables del ciclo menstrual tenían algo que ver con la memoria en las mujeres.

Publicado en Psychoneuroendocrinology, el estudio incluyó pruebas y análisis de 45 voluntarias que reportaron tener un ciclo menstrual normal. Luego de entregar antecedentes sobre sus perfiles hormonales, embarazos, métodos anticonceptivos y sus periodos, se les pidió hacer algunos ejercicios de memoria y ubicar direcciones.

Se recurrió a la capacidad de recordar palabras y a la habilidad de usar esa información para ubicarse geográficamente, mediante un mapa. En ese sentido, se pudo notar una diferencia dependiendo del momento del ciclo menstrual en que se encontraba cada voluntaria.

Las mujeres que estaban ovulando podían recordar mejor cuando escuchaban la información (memoria auditiva) y las que se encontraban en su fase pre-menstrual lograron resolver más fácilmente tareas que tenían que ver con ubicación y navegación.

Es decir, dependiendo de los cambios hormonales —estrógeno y progesterona— las mujeres privilegian ciertas capacidades para resolver problemas, sobre otras.

Esto es importante porque mientras más se sepa sobre cómo funciona el cerebro femenino, mayores serán las posibilidades de mejorar los tratamientos que impliquen hormonas u otro tipo de medicamentos, para que su impacto no se traduzca en consecuencias en la vida diaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *