¿Freír con aceite de oliva o con aceite de girasol?

Es habitual escuchar a las madres y a las abuelas eso de ‘para freír, mejor aceite de girasol’. Pero, ¿es verdad?

El primer problema es el intento desesperado de ahorrar dinero reutilizando el mismo aceite demasiadas veces. Antes de plantearte si usar un aceite u otro, piensa en esta cuestión. Ahora, una vez queda claro este punto, hay que atender a la estabilidad de cada aceite.

En general, el de oliva contiene menos ácidos grasos polisaturados (que se oxidan con mayor facilidad) por lo que es más resistente que el de girasol a la hora de freír.

Cada aceite tiene sus particularidades, pero el de oliva suele llegar a los 150º sin descomponerse. Lo habitual es freír a 130º, por lo que tiene un margen importante.

En resumen: no existe un aceite mejor que otro, pero la temperatura y el peligro de usarlos demasiadas veces sí que influirán en el resultado.

Si esto se tiene en cuenta, no habrá grandes diferencias a la hora de freír con un aceite u otro.

Fuente: Esquire



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *