Tipos de personalidades que surgen en una relación de pareja

¿Eres celoso? ¿Controlador? ¿Dependiente? ¿Crees que has llegado a ‘salvar’ a tu pareja? Un psicólogo da a conocer los cinco roles más comunes que se tienden a adoptar en una relación amorosa.

No es al azar. El rol que tomas en tu relación de pareja se sustenta en tu personalidad. Luego de la época inicial de enamoramiento y de idealización, suelen aparecer los primeros problemas. El cómo los enfrentas y te relacionas con ellos, da muestra de esas características personales que tenías escondidas o disminuidas.

“Una vez que la fase de idealización del otro cae, aparece el lado más estereotipado de la relación y en ocasiones los lados más sintomáticos. Muchas veces en las relaciones nos conectamos con nuestro lado de sombra, es decir, con muchos aspectos que nosotros mismos hemos rechazado y que son inconscientes, pero que aparecen fuertemente en la relación y que en ocasiones se vuelven compulsivos”, asegura Juan Carlos Saumont, docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico.

Las personas buscan a su media naranja pensando que serán seres muy parecidos a ellos. Pero, la realidad es que todos somos únicos y que inevitablemente los dos integrantes de una relación amorosa tendrán mucho en común, pero también serán diferentes en determinados aspectos.

“En las parejas se evidencia fuertemente un tema de polaridad, es decir, buscamos a otro que tiene a un nivel consciente temas en común con nosotros o ciertos estilos similares, pero con quien a su vez se da una tensión de elementos de personalidad o formas de ser que le da dinamismo a la relación, que es fuente de conflictos y/ o discusiones”, asegura el experto en teorías de personalidad.

Por ello, según el psicólogo Juan Carlos Saumont, en una relación amorosa las personas comienzan a adoptar roles, los que están directamente relacionados con la personalidad de cada uno. Así, el especialista asegura que hay múltiples tipos de personalidad que se manifiestan en las relaciones de pareja, pero destaca las cinco más comunes:

1.-El/La que busca sustituto parental:

Hay personas que se vinculan con su pareja desde una perspectiva parental. Ya lo decía Freud: la pareja es el sustituto de los padres. Según el psicoanalista, el hombre busca a una pareja muy similar a su madre, mientras que la mujer preferirá a un hombre parecido a su padre. En toda pareja hay algo de esto, pero hay algunos tipos de relación en las que se ve de manera más evidente.

2.-El/La controlador/a:

Se trata del hombre o la mujer que se relaciona intentando manejar de manera absoluta lo que el otro hace, ejerciendo un control emocional sobre su pareja. Esta dinámica está vinculada a temas de poder en la relación. Además, puede estar sustentado en tipos de personalidad fuertemente inseguras, que transforman esa inseguridad en control, celos y desconfianza. La manifestación más común y frecuente es cuando la persona busca saber todo el tiempo dónde y con quién está su pareja.

3.-El/La dependiente:

Este estilo está centrado en la dependencia y vulnerabilidad emocional que envuelve a una persona que está en una relación amorosa. Se trata de esos hombres y/o mujeres que sustentan todo lo que son en el otro y que en ocasiones llegan a suprimir su individualidad en función de su pareja, postergándose a tal punto que el otro se vuelve indispensable para funcionar en su día a día. En ocasiones estos sujetos tienen una historia de dolor y vulnerabilidad emocional que su pareja viene a suplir.

4.-El/La salvador/a:

Hay quienes se relacionan con su pareja desde una personalidad que viene a ayudar y a organizar la vida de ese otro. Se sitúan desde una perspectiva de “salvadores”, es decir, intentan rescatar a su pareja de una historia de vulnerabilidad, dolor o crisis. Es la típica historia tematizada en el cine o en la literatura de esos hombres que se enamoran de la prostituta e intentan rescatarla de su historia de dolor.

5.-El/La desapegada/o:

Otra manera de relacionarse con la pareja es desde la independencia. Se trata de aquellos hombres y/o mujeres que lo hacen desde una perspectiva más desapegada, en ocasiones muy desde lo mental. Son personas que requieren tener espacios de libertad importantes para sentirse a gusto en una relación.



FUENTE: 24 HORAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *